El reguetón, mi amante.

En los primeros años de mi adolescencia, nació el reguetón, ese que ahora le llaman “reguetón Old School”. En esa época, mis amigos y yo experimentábamos este nuevo ritmo en nuestros cuerpos cargados de hormonas. Era genial esa nueva música que hacía BUM, BUM, BAM, BAM en cada movimiento de nuestras caderas. Que la letra era vulgar y simplista… eso no importaba mientras la posición del perrito meneando continuara en la pista de baile. Un baile que decía más de lo que nuestros labios adolescentes podrían haber dicho en horas de tertulia. El reguetón expresaba lo que nuestros recién descubiertos bajos instintos no se atrevían a mostrar en público: todos queríamos sexo, pero sin consecuencias. Entonces, el reguetón era perfecto.

En esa época, era un ritmo de la chibolada de clase media a baja. Yo incluida. Sin embargo, a pesar de bailarlo muy animadamente, no me gustaba. Era una consumidora social. Solo lo escuchaba en fiestas. Jamás se me habría ocurrido poner un reguetón en la radio mientras hacía mi tarea de álgebra. Para esos momentos de concentración u ocio tranquilo escogía el rock, pop o reggae de esos años (2000 – 2005). El reguetón era mi amante. El rock, el pop y el reggae eran mis esposos presentables en sociedad.

En realidad, nadie daba un centavo por el reguetón. Era atrevido, sexual, estúpido, de letra repetitiva, primitiva y directa. Nada de metáfora ni analogía. Ningún cantante exitoso se atrevía a incursionar en este nuevo género. ¿Quién lo diría, no? Ahora tenemos a cantantes “románticos” cantando reguetón. ¡Ay perdón! ahora le dicen “pop latino” al reguetón más romántico y menos sexual. Pero ya saben, como dicen por ahí “aunque la mona se vista de seda, mona se queda”… y bla, bla, bla.

Es más, ahora que vivimos en la “era del feat.“, toda la música es de todos. Una sola canción de letra monosilábica podría ser interpretada por seis artistas. Loco, ¿no? Y es gracioso porque en los conciertos se necesitan máquinas para cantar la parte que le tocaba al artista que no está en el escenario en ese momento. Citaré un caso en particular del que fui forzosamente testigo televidente: el concierto de Bad Bunny en el último festival de Viña del Mar. No tengo nada en contra de este artista y similares, pero es que ya me dan mucha gracia. Más aún, hay muchos otros géneros que están incluyendo el ritmo reguetonero en sus canciones. ¿Qué puedo decir? La calle está dura. Y, si gusta al público, pues todo bien. La nueva música latina está conquistando el mundo de esta manera. Make Latin the World again! Y si la música sirve para eso, pues otra vez, todo bien.

Como sea, mi relación con el reguetón no ha cambiado mucho. Es decir, sigue siendo mi amante. Solo que ahora ya no lo oculto. No me avergüenzo de mis debilidades reguetoneras. Las presento en sociedad y todo eso. Más bien, hoy en día soy más selectiva con este ritmo, pues hace unos meses me enteré que existe un subgénero o algo así: el trap latino (Bad Bunny incluido). Yo era tan ignorante que metía a la misma bolsa al reguetón, trap latino y cualquier otro género que me suene a BUM, BUM, BAM, BAM (JÁ). ¿Y cuál es la diferencia? El trap latino es más vulgar y simplista que el reguetón y compañía.

En resumen, el reguetón sigue sin gustarme al 100%, pero ya no le hago “aggg” hipócrita cuando lo escucho en el bus, en la radio, en el mercado, en la calle, en la fiesta, en la casa de mis amigos, en… casi todos lados. El reguetón sigue cumpliendo su objetivo como buen amante que es: alegrarme y hacerme creer que soy sexy y peligrosa cuando estoy en la discoteca o limpiando mi casa. Para los demás escenarios de mi vida, le sigo siendo fiel al rock, pop y reggae.

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. francescavgh dice:

    jajaja muy buen artículo. Me pasaba lo mismo, pero yo escuchaba hip-hop. Y en las fiestas uffffff hasta abajo jajajajaj

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s