El ayer que se repite

Jamás se piensa en perder lo imperdible. Una madre no se reemplaza con nada. Es cruelmente única. Dios la hizo tan perfecta para sus hijos que ellos a lo único que aspiran en el mundo es llegar a ser como ella algún día. Pero ahora ya no está, no hay más modelo a seguir, no…