#Reseña: “Motherhood”

La maternidad. Una película traducida al español como “Mi mamá está loca”. ¿Qué tan loca puede volverse una mujer que, aún estando casada, se siente sola en la crianza de los hijos y en el manejo del hogar? Motherhood puede ser considerada una de esas películas de bajo costo y cliché en este tema, pero cuando vemos a Uma Thurman como protagonista, la cosa cambia un poco, solo un poco. Entonces, nos da ganas de verla.

Una madre despeinada y mal vestida que deambula por la ciudad buscando chucherías para la fiesta de cumpleaños número seis de su hija. Una telaraña de imprevistos y metidas de pata complican su ya caótica existencia. No sé por qué, aunque aún no soy madre, me vi reflejada un poco en el personaje; es decir, puede ver mi futuro.

La protagonista es una mujer madura con dos niños pequeños y un marido convencional, convencionalmente pasivo-no reactivo, en algunos aspectos. Eliza, la mamá loca, se encuentra entre dos mundos: la vida familiar y la vida personal. Un clásico entre la población femenina de nuestros tiempos.

Por un lado, nos sentimos responsables por todo lo que pasa y no pasa en casa: el marido, los padres, los abuelos, los hijos, las mascotas, el jardín, la navidad, los cumpleaños, la comida, etc. Nos sentimos autosuficientes porque sabemos que nadie hará estas cosas mejor que nosotras. Grave error. Esta actitud femenina, tan cultivada desde la niñez, nos hace vulnerables a cargas de responsabilidad innecesario, y en consecuencia, estrés, depresión y películas como esta. Por otro lado, está nuestra vida personal, lo cual incluye nuestra profesión, trabajo, deseos, sueños y hasta autoestima. Todo, de alguna manera, se ve afectado negativamente cuando dejamos que el primer punto descrito se imponga en nuestras vidas.

Tienes que verla y decirme qué te pareció la película. A mí me gustó y no me gustó. Tiene muchos exageraciones y muchas verdades a la vez. Sería genial que pasen esta película en televisión pública y horario familiar durante las celebraciones por el día del padre (Evil Moment!).

Aunque sonará contradictorio con el contexto, en mi humilde opinión, el Óscar se lo lleva el personaje del esposo. Un hombre simplón que se pasa la película sin hacer nada y al final… salva el día, y con ello, a su familia, en especial a su esposa. ¡Y colorín colorado, esta película se ha terminado!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s