El muelle que nos separa

Parece que fue ayer cuando cuando te conocí gracias a ese muelle en el medio del mar. Y, también parece que fue ayer cuando tuve que dejar de tocarte y empezar a mirarte a solo unos pasos de mí. Todo es culpa de ese barco. Ese fatídico día en el que ese monstruoso barco rompió…