Dime NO

Dime NO y entonces lo pensaré. Dime NO por segunda vez y entonces lo haré. No solo es cuestión de desobediencia, capricho o rebeldía. Es posible que también sea cuestión de supervivencia, de frenesí por acumular experiencias, de ganas intensas de autonomía. O también, es posible que, tal vez por esta vez, quiera llevarte la…